En ocho preguntas conocé a la música Jimena Semiz

Nacida en un mundo artístico familiar en donde la música en todos sus aspectos, se escuchaba siempre. Ser músico en Mendoza es a veces “una quijotada”, afirma.

Publicada el martes 26 de febrero de 2019

Foto

Jimena Semiz es cantante soprano, cultivó su pasión por esto desde muy chica en el seno familiar junto a sus padres que, sin ser cantantes, tienen un agudo criterio. Hizo un posgrado de canto en Alemania pero previamente estudió en la Universidad Nacional de Cuyo, lugar en donde recibió las primeras herramientas e instrucciones.

Para esta artista “vivir del arte es un privilegio y es una opción de vida que demanda nuestra integridad física, espiritual y emocional”.

 

Conocé a esta artista en ocho preguntas

 

1- ¿Cómo y cuándo surge tu interés por el arte?

Desde niña en mi hogar, mi familia siempre tuvo una relación directa y muy fluida con el arte en general. En mi casa de la infancia siempre se ha escuchado mucha música de todos los géneros, mi madre recita, todos leemos mucho, se canta, mi padre pinta, mi hermano Alejandro es un gran escultor de arte fantástico... en fin siempre ha habido una conexión y una relación natural con las expresiones artísticas.

2- ¿Qué factores marcaron que tu camino como artista debía ir por esta técnica?

Mi papá, sobre todo, fue un impulsor de que yo descubriera mi pasión por el canto, él es tenor y mientras trabajaba en su imprenta de Godoy Cruz, siempre cantaba a la par de Alfredo Kraus, o Pavarotti y para  mí era una fascinación. De allí, mi madre me incentivó para que estudiara seriamente y así empecé a cantar.

3- Tu comienzo y desarrollo artístico, ¿fue empírico o académico?

Al principio empírico y muy relacionado con el juego y el gozo, luego integré algunos coros que brindaron experiencia musical y posteriormente ingresé a la carrera de canto lírico de la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo, con la Maestra Silvia Nasiff, de quien recibí mis primeras herramientas e instrucciones y además me contagió su pasión y respeto por el canto, lo que me permitió luego poder hacer un posgrado en canto en Alemania, y también estar cercana a concluir una maestría en Música Latinoamericana.

4- ¿Quiénes fueron o son tus referentes artísticos?

Mis padres quienes sin ser cantantes tienen un agudo criterio al momento de dar una devolución; y también son mis referentes mis maestros y mis alumnos de quienes aprendo y compartimos el camino musical.

5- ¿Tu desarrollo como artista ha trascendido lo local?.

Sí. He podido cantar dentro y fuera de Mendoza y también fuera del país.

6- ¿Qué le dirías a las y los futuros artistas que quieran vivir del arte?

Que vivir del arte es un privilegio y es una opción de vida que demanda nuestra integridad física, espiritual y emocional. Que se requiere disciplina, pasión, dedicación, fortaleza y cultivar el espíritu lo que luego de manifiesta en nuestras expresiones artísticas. No es fácil, pero sí es posible y cuando se puede vivir de lo que uno disfruta (en cualquier ámbito) es una profunda satisfacción.

8- ¿Qué significa (según tu experiencia) ser artista en Mendoza?

A veces es una quijotada... en cuanto a las posibilidades... pero yo soy una trabajadora del arte que cree en la autogestión: organizo mis conciertos, ensayos, presento mis proyectos, produzco mis actuaciones... es decir, no me quedo quieta esperando a que las oportunidades lleguen, las creo yo misma para mí y para los colegas y alumnos que comparten mis proyectos. El arte es una forma de vida, siempre estoy inventando algo nuevo que luego intento que llegue a la comunidad.

Es necesario tener un espacio artístico como el que da la Legislatura de Mendoza porque el arte como expresión humana, sensibiliza y visualiza situaciones que luego son tratadas en el lugar donde se legisla. Todo está relacionado con lograr una mejor comunión y comunicación con la comunidad.

8- ¿Sentís que el ser hombre o mujer hace la diferencia en el medio artístico local?

Cada vez menos, ya que en Mendoza grandes mujeres, artistas tienen sus espacios, pero esos lugares han sido ganados tras mucha demostración de talento, y de compromiso, situación que en algunas ocasiones no es tan exigente con el sexo masculino.

A pesar de eso, en algunos casos, tanto mujeres como hombres tienen sus lugares muy bien ganados y respetados por su capacidad, profesionalismo y calidad artística, con total justicia, sin la intervención de “padrinos” que ayuden a obtener esos beneficios. Ojalá cada vez seamos más, tanto mujeres como hombres los que podamos mostrar nuestras cualidades artísticas, solventadas en la experiencia, en la idoneidad y con la misma exigencia.

 

www.legislaturabierta.gob.ar 2017

Domicilio Sarmiento 295 - 5500 - Ciudad de Mendoza - Responsable editorial Viviana García Sotelo/DCI/Secretaría Administrativa

Legislatura de Mendoza