La historia de…una mendocina que se abrió el camino en terrenos masculinos en la década del 70

Es Inspectora en Ensayo No Destructivo (nuclear), es Técnica Electromecánica con mucha experiencia y capacitación en este ámbito. Hoy a punto de jubilarse, cuenta su historia.

Publicada el miércoles 07 de agosto de 2019

Foto

Ella es Viviana Vargas, en 1978 se recibió de Técnica Electromecánica en la escuela Pablo Nogués. Con 19 años y recién egresada, consiguió su primer trabajo en la empresa IMPSA (Industria Metalúrgica Pescarmona Sociedad Anónima), un ámbito dominado fundamentalmente por hombres.

La profesional estuvo reunida con la Vicegobernadora Laura Montero, a quien le contó su historia de vida, su esfuerzo para abrirse un camino en un ámbito masculino.

Si bien en la actualidad, es notable el crecimiento de mujeres que estudian especialidades como electromecánica o electrónica y energía, todavía la brecha entre hombres y mujeres es significativa (casi un 90% de los estudiantes son hombres y poco más del 10% son mujeres).

Y esta brecha era mucho más amplia en la década del 70, en donde para el caso de Viviana fue muy fuerte. En esa época la cantidad de mujeres en ese colegio eran muy pocas, alcanzaban los dedos de las manos para enumerarlas.

En una entrevista realizada por el Portal de Noticias de Legislatura Abierta, Viviana contó cómo al egresar del secundario tuvo la necesidad de buscar un trabajo para ayudar en la economía de su casa.

Un día al abrir el diario, vio un aviso a través del cual buscaban personal para la empresa IMPSA, no lo dudó y con el título del secundario en mano, fue hasta el lugar. Al llegar había una fila larga de hombres, ninguna mujer. Incluso hubo miradas y comentarios cuando ella se colocó al final para esperar su turno.

Logró hacer su entrevista, pero no consiguió el puesto deseado. Corría el año 1979, muchas cosas pasaban en la Argentina.

Cuando creía que todo estaba perdido, Viviana recibió un llamado de la empresa en la cual había querido ingresar, le pedían que se presentara para una nueva entrevista. Lo hizo, y esta vez logró ingresar.

Lo más difícil no había pasado, lograr el puesto de trabajo fue el primer paso a un intenso trabajo para lograr el respeto de sus pares. Incluso durante los primeros días de trabajo un superior le llegó a decir “yo la voy a echar  a usted primero antes que a diez varones”.

Esto no amedrentó a Viviana, a pesar de que en el ámbito en el cual trabajaba, sólo había un baño que era usado por los hombres que allí trabajaban. Por eso la mujer debía ir hasta la administración para usar las instalaciones de la secretaria. 

Viviana M. Vargas, trabajó muchos años en IMPSA y su espacio lo fue ganando con respeto. Fue la primera Mujer en Argentina operadora -inspectora en END dado por CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica). Entre sus capacitaciones tiene un título de Operadora en ensayos nucleares nivel II; tiene diversos estudios de perfeccionamientos técnicos, ensayo ultrasónico de los materiales, seguridad radiológica entre otras cosas

Trabajó en IMPSA como técnica operadora en laboratorio de ensayos no destructivos, especialización en reactores y equipos sometidos a presión para Destilería y componentes pesados de la Central Atómica Atucha II.

Una certificación de la Comisión Nacional de Energía Atómica afirma que Viviana Vargas fue calificada por la CNEA en “Partículas Magnetizables” Nivel II; también en Ultrasonido nivel 2.

Ya con sus años justos para jubilarse, Viviana trabajó durante los últimos años en la actividad privada, un ámbito en donde su capacitación no fue reconocida, ya que le pagaron como un empleado de comercio.  

 

www.legislaturabierta.gob.ar 2017

Domicilio Sarmiento 295 - 5500 - Ciudad de Mendoza - Responsable editorial Viviana García Sotelo/DCI/Secretaría Administrativa

Legislatura de Mendoza