¿Por qué es tan importante continuar con el control y erradicación de la lobesia botrana?

La Legislatura de Mendoza aprobó un proyecto del Poder Ejecutivo para ampliar la ley 9076 y destinar 600 millones de pesos en este programa.

Publicada el jueves 09 de septiembre de 2021

Foto

La Polilla de la Vid, o Lobesia Botrana (su nombre científico) ha sido detectada recientemente en nuestra provincia a pesar de no estar presente en países como EEUU, Chile y gran parte de Europa. Conocer su biología resulta indispensable para plantear un manejo efectivo en el cultivo.

Su detección disparó todo un plan de medidas fitosanitarias que decide SENASA, con el objeto de erradicar y contener esta plaga. Para esto es necesario, fundamentalmente, contar con productores, bodegueros y vecinos convenientemente informados acerca de las actuales restricciones y dispuestos a cumplir con las medidas vigentes.

La Legislatura de Mendoza aprobó un proyecto del Poder Ejecutivo para ampliar la ley 9076 y destinar 600 millones de pesos en este programa.

¿Qué es la Lobesia y cómo afecta a los frutales?

Es una polilla que afecta principalmente al cultivo de la vid. Se llama 'polillas' en forma vulgar a los pequeños lepidópteros cuyas larvas en estados juveniles son sumamente dañinos para las flores y bayas de la vid.

¿Cómo combatir la polilla del racimo?

En general, controlar esta plaga consiste en combatir la larva, que es la más destructiva y voraz. Para ello se pueden emplear numerosos medios, como los insecticidas tradicionales, con permetrina o clorpirifos.

¿Cómo se controla la Lobesia botrana?

Método de control de plagas que consiste en inundar el ambiente con feromonas sexuales sintéticas idénticas a las producidas por las hembras del insecto para atraer al macho.

¿Qué daños que produce?

Produce daños directos provocando pérdidas en los volúmenes de producción, menor rendimiento por planta, afectando además la calidad de la fruta tanto para consumo en fresco como para vinificación. Asimismo, favorece el ataque de diversos hongos patógenos que provocan la podredumbre del racimo.

¿Afecta solo a la vid?

También puede afectar olivos, arándanos y ciruelas, sin embargo, en Argentina, si bien se detectaron en el 2017 algunas capturas aisladas en arándano, no se pudo constatar daño en fruta, ni determinarse que cumpliera el ciclo de vida.

¿Cuál es su situación en la Argentina?

La plaga se encuentra ampliamente distribuida en las provincias de Mendoza y San Juan. En Mendoza, se encuentra establecida en los Oasis Norte, Este y Centro, mientras que en el Oasis Sur los niveles poblacionales de la plaga son muy bajos. En San Juan está  en la zona sur se encuentra establecida y en el resto de las áreas cuarentenadas de la provincia presenta niveles poblacionales muy bajos. En la localidad de Cafayate de la provincia de Salta, se encuentran cuarentenados alrededor de 2000 has, a partir de detecciones en noviembre del año 2017.

¿Cómo protege el Senasa a la producción frutícola de esta plaga?

Mediante la implementación y regulación de medidas de prevención y control a través de:

  • La vigilancia fitosanitaria con la instalación de una red de trampeo oficial que tiene como objetivo efectuar una rápida detección de la plaga, delimitar el área de dispersión de la misma, determinar los momentos oportunos de control fitosanitario y contribuir al conocimiento de la biología y dinámica poblacional de la plaga.
  • El control cuarentenario que determina las áreas reglamentadas por presencia de la plaga, en las cuales los artículos reglamentados que entran, se mueven y/o egresan de las mismas están sujetos a reglamentaciones o procedimientos fitosanitarios con el fin de prevenir la introducción y/o dispersión de Lobesia botrana. Ejemplos de estos artículos son la fruta fresca, material de propagación vegetativo y subproductos de la vid, maquinaria agrícola, elementos y transportes utilizados en la cosecha y acarreo en la producción vitivinícola, vehículos particulares, transporte de cargas y pasajeros.
  • El control fitosanitario que comprende las actividades de control químico-biológico y cultural para la plaga, que se implementan en las áreas con presencia de la misma. Estas medidas son implementadas con el objetivo de lograr la erradicación de la plaga en las áreas con baja presión de la misma y la supresión en las áreas con alta presión, mediante la utilización de técnicas ambientalmente sustentables.

 

¿Cuáles son las recomendaciones para las personas productoras?

  • Realizar un buen control de la primera y segunda generación de la plaga.
  • Atender a las alertas que emite el Senasa para aplicar los productos fitosanitarios autorizados para el control de la plaga.
  • Utilizar productos fitosanitarios de diferente modo de acción en cada generación para evitar la resistencia de la plaga.
  • Implementar las medidas de control de acuerdo a las alertas que emite el Senasa.
  • Dependiendo del producto fitosanitarios seleccionado, repetir el tratamiento a fin de mantener protegido el cultivo en el tiempo que dure cada generación.
  • Utilizar productos fitosanitarios de diferente modo de acción en cada generación para evitar la resistencia de la plaga.
  • Realizar una cosecha completa para evitar que la plaga aproveche los restos de cultivo para resguardarse, completar su ciclo de vida y establecerse en el lugar.
  • Asegurar la limpieza de máquinas cosechadoras y elementos de trabajo y cosecha, previo al ingreso del establecimiento.
  • En el caso de uva para vinificar y su traslado fuera del establecimiento, la carga debe ir cubierta con carpa o malla a fin de evitar dispersar la plaga.

¿El público general también puede ayudar a prevenir esta plaga?

Aquellas personas que tienen vid en su casa pueden ayudar evitando dejar la fruta en la planta una vez madura, ya que puede servir de refugio a la plaga. Específicamente, pueden utilizar los frutos de los parrales para dulces o jugos, evitar secar la pasa de uva en planta y lavar las tijeras y envases utilizados en la poda.

 

www.legislaturabierta.gob.ar 2017

Domicilio Sarmiento 295 - 5500 - Ciudad de Mendoza - Responsable editorial Viviana García Sotelo/DCI/Secretaría Administrativa

Legislatura de Mendoza