Un taller de costura como salida laboral para las mujeres del barrio

Adriana Gómez construyó su propio taller de costura que brinda un espacio de trabajo para mujeres del barrio La Favorita.

Publicada el viernes 01 de febrero de 2019

Foto

Adriana Gómez es una mujer que trabajaba en el servicio doméstico y que luego estudió, sin poder recibirse, corte y confección. Pero no bajó los brazos y desde lo que sabe y le apasiona hacer, coser, emprendió un largo camino como empresaria de la economía social.

Lleva 15 años al frente del taller de costura “Soles del Piedemonte”, ubicado en el Barrio La Favorita. Además de ser una mujer emprendedora es capacitadora en corte y confección para muchas mujeres adolescentes y adultas.

El taller está ubicado en la misma casa de Adriana, y fue construido a pulmón. Comenzó a funcionar como sustento familiar cuando la hija de Gómez quedó embarazada en su adolescencia. Y desde entonces la idea fue prestar una herramienta a madres jóvenes, que se les dificulta mantener estudios o conseguir trabajo, para contar con una salida laboral independiente. Con el tiempo el taller se expandió a mujeres de todas las edades.

Adriana ha comentado que se inició con trabajos de reciclado y la confección de manteles navideños y delantales, y más adelante esto representó una gran tarea laboral para mujeres que no tenían muchas alternativas. La empresaria popular, además, les enseñó a quienes asistían al taller a invertir y reutilizar el dinero.

Y así las mujeres compraban telas nuevas para luego vender prendas, como guardapolvos, o ropa de cama para luego venderlas y continuar con el desarrollo del taller. Muchas abrieron, luego, su propio camino como emprendedoras.

A lo largo de los 15 años han pasado más de 100 mujeres que pudieron abrirse camino de manera autónoma en el mercado. Y para Adriana esto es su máxima satisfacción, la de ver cómo sus aprendices crecen y se insertan en el mercado con sus propias creaciones.

Adriana es un ejemplo del desarrollo de la economía social y solidaria por su gestión democrática y participativa en el taller, la orientación en las necesidades humanas y el compromiso con la comunidad, el barrio (y su sentido de pertenencia).

Además empodera a mujeres que han estado en situación de violencia económica, física o psicológica y pueden, mediante su independencia laboral, romper la condición de debilidad. El hecho de que una mujer de bajos recursos y/o madre soltera pueda hacer su propio camino en la economía social es de suma importancia para ella y su desarrollo personal. 

 

www.legislaturabierta.gob.ar 2017

Domicilio Sarmiento 295 - 5500 - Ciudad de Mendoza - Responsable editorial Viviana García Sotelo/DCI/Secretaría Administrativa

Legislatura de Mendoza